Dile no a las drogas

El artículo de hoy será bastante personal y con contenido reflexivo/depresivo sobre mi vida. Este es uno de esos artículos que suelo hacer sobre la categoría «personal» que tengo en mi blog, pero que en realidad no lo es porque esta al publico, esto para compartir todo lo malo que me pasa y aun así demostrar que nada me detiene a ser «feliz» y vivir como si no me pasara absolutamente nada malo (es una práctica constante para separar tu vida personal de todo lo demás, al menos es lo que intento hacer), así que aviso de una vez por si eres de esas personas que solo me siguen por los artículos sobre tecnología e Internet.

Por cierto, en ocasiones subo 4-5 artículos seguidos sobre distintas categorías para variar en el blog pero en ocasiones me es imposible y toca darle a un tema en concreto, de hecho este artículo y otros más de carácter personal serán subidos paulatinamente porque los escribí durante toda esta semana que no he tenido conexión a Internet, aclaro que ni siquiera se cuando verán la luz estos escritos porque puede que mágicamente se me arregle la conexión o que los técnicos vengan asistir el posible daño de manera rápida (algo que posiblemente tarde más).

Ahora si, quién avisa no es traidor.

Me es gracioso escuchar cuando drogadictos y ex-drogadictos cuentan sus experiencias de por qué cayeron en las drogas, simplemente me es gracioso pensar que alguien por dificultades tan «minúsculas» e insignificantes caiga en las drogas y no haya podido recurrir a otros métodos más efectivos para escapar de la miseria; podría decir que son débiles, unos inútiles y basuras.

Ya se que es lo que están pensando: «¿Por qué eres así?», «Qué cruel eres», «Ojalá no le pase eso a un familiar tuyo», «El basura eres tú», «Maldito subnormal» y un montón de cosas que me suelen decir cuando toco un tema en concreto de manera sincera y ojo, con argumento… ya les voy a dar mi punto/experiencia y por ello tienen que leerse el artículo completamente para juzgar después de conocer todos estos datos y no creer que escribo cosas porque si, no, todo lo que escribo tiene un por qué y un para qué; llámame loco, pero es así.

¿Por donde comenzar? En anteriores artículos personales les he contado que he tenido peleas casi a muerte con un padrastro que tuve y un largo etc, les dejaré el artículo anclado al texto por si quieres leer. Por otro lado, ya sabiendo ese dato, te cuento y te resumo por puntos: Yo hace unos años llevaba casi una vida perfecta, relajada y a gusto, vivía en el pueblo y todo era relativamente más tranquilo (digo relativamente porque la tranquilidad en Colombia gracias a la guerra es imposible) en todo caso se podría decir que no me preocupaba nada, teníamos casa propia, familia y un padre (no biológico, pero era lo más cercano a uno) y de un momento a otro todo se fue a la mierda -Literal- y es aquí donde uso los números para no tener que contarles todo y volver esto un lío de entendimiento:

  1. Mi hermano más querido se suicido en el ejercito.
  2. Mi madre se separo y mando todo al carajo.
  3. Se sintió tensión casi siempre con el nuevo padrastro el cual es un drogadicto.
  4. Sentir la guerra Colombiana de cerca (tuve muchas probabilidades de morir en ese momento pero por «suerte» estoy vivo para bien o para mal).

  5. Pelear casi a muerte con mi padrastro por el simple hecho de golpear a mi madre.

  6. Sentir el rechazo de ambas familias por haber hecho lo del anterior punto (aquel horrible hombre casi muere).

  7. Sentir el rechazo de mis propios padres biológicos y de mis hermanos; me veían como un completo y salvaje monstruo.

  8. Mi madre es adicta a los juegos de azar.

  9. Mi madre volvió con aquel sujeto del punto 5 y 6, esto sin importarle lo que nosotros pensábamos.

  10. No tener opinión en mi casa, todo lo que decía era utilizado en mi contra o me pedían que me retirara de aquella casa (me echaban).

  11. Mi madre volvió a traer temas del pasado y reprocharme todo lo que hice por el simple hecho de defenderla (es lo que más me ha dolido; me he sentido traicionado por mi propia familia).

Todos estos puntos (y eso que resumidos) han sido mi dolor de cabeza durante mucho tiempo, durante el momento de cada punto viví por vivir (por inercia) y lo digo con sinceridad… todo esto me ha marcado y aunque no lo demuestre, por dentro ha sido un total caos, llegue al punto de querer suicidarme y esto no ha pasado solo una vez, fueron en repetidas ocasiones teniendo en cuenta que los lapsos de los sucesos ocurrieron año tras año (quizás). En este preciso momento te estarás preguntando ¿Qué hiciste? ¿A quién recurriste? Cuando paso lo del suicidio de mi hermano tuve gran apoyo por parte de mi madre y tuve largas terapias psicológicas, le agradezco a mi madre por ello (lo bueno también se cuenta) pude salir de aquella depresión con el tiempo.

¿Qué paso con todo lo otro? Recurrí a mi mismo y he ahogado mis penas, con el tiempo aprendí a callar y seguir con la vida «normal» separando los problemas de todo lo otro y se podría decir que lo hago bastante bien: En las salidas con mis amigos siempre cuento con bastante energía y hago que el deporte que practico valga la pena y en el estudio cumplo con todo sin excusas, pero (siempre existe el pero) al final del día me siento miserable, la tristeza me gana y tengo que admitir algo, no soy capaz de llorar… me he bloqueado y aunque hay gente que usa el llanto para liberase, yo no puedo; es ahí donde simplemente me siento en un rincón de la pieza a reflexionar sobre toda mi existencia y el por qué de todo (en lo personal funciona, según yo).

¡Cuidado! Qué lo anterior no te haga pensar que estoy depresivo porque no es así ¿Qué quieres decir GatoOscuro? Es aquí donde sale mi argumento y la gracia que me dan los drogadictos y ex-drogadictos al contar sus historias de mierda. Yo jamás me refugie en las drogas o el alcohol por culpa de los problemas y eso que me han ofrecido un montón a lo largo de toda mi vida, pero la he rechazado completamente, no necesito drogas o alcohol para olvidar los problemas porque al final del efecto esos problemas van a volver y no es que los desaparezca para siempre, antes empeorara la situación, entonces ¿Qué es lo que he hecho? Me he refugiado en el estudio, deporte e Internet; todo esto de la mano ha sido mi salvación para llevar una vida común y corriente, también es lo que me motiva a seguir con la misma (vida).

Jamás me verás llorando o drogándome para olvidar algo, hago algo mejor, coger mi Skate y salir a rodar, caerme, rapasme, sentir adrenalina, velocidad, SENTIR QUE ESTOY VIVO y listo; Ahora tengo una excusa para evitar los problemas de mierda y estoy más vivo que nunca, el odio también me ha hecho crecer, no he perdonado y tampoco he olvidado y de seguro en algún momento devuelva todo lo malo que me paso a las personas implicadas, es algo que me motiva a seguir con lo mío… también se que estas pensando en este momento «¿No aprendiste nada?», «El odio no lleva a ningún lado» y un largo etc. Aquí es donde le doy la razón a todos los que me critiquen por no tener una idea mejor y es que en este contexto si que me considero un radical; Yo no perdono y tampoco coloco la otra mejilla para sentir de nuevo el golpe.

Si muero que sea en guerra (Al final termina siendo una guerra conmigo mismo) por ahí leí que hay personas que cuando no tienen un enemigo fijo buscan uno y quizás yo soy de ese tipo.

Recalco que se que esta mal y lo sé, tras entrar mucho en filosofía y ética/moral se que es algo que no es correcto, no tiene lógica y quizás no tenga una razón, pero es algo que me cuesta admitir y que quiero corregir a largo plazo ¿Qué es? Me gusta la guerra, me gusta lo bélico y quizás también me guste solucionar las cosas como un verdadero primitivo, a los golpes. Mi parte del día a día para cambiar esto ha sido reflexionar mucho y justificar mis actos (ha funcionado) ahora siento que soy más paciente y que quiero solucionar las cosas por medio del diálogo, solo hay un pequeño problema; me puedo contradecir en algunas cosas. Un día diré que el diálogo si que sirve y al otro diré que no, que todo se paga por las buenas o las malas.

Me avergüenza admitir que tras saber que algo no es correcto lo siga teniendo como pensamiento predominante, prometo dejar el pensamiento de guerra atrás.

Seguramente este sea el único articulo personal durante varios meses porque he unificado muchas cosas que quería decir en un solo escrito, espero no cansarlos con este tipo de categorías y que sigan con las que mejor les guste leer; Es mi otra forma de liberarme y sentir mi consciencia limpia. Además de que esto lo dejo como un cumplido fijo y publico para tener en mente lo que digo en el; ser más razonable y luchar por mi felicidad.

Agrego que a partir de este artículo se vienen varios artículos interesantes sobre ciberseguridad, Internet, y mucho más.

Reflexión: No hay que escapar de los problemas con métodos tan negativos y perjudiciales (como las drogas y alcohol) lo único que harán es empeorar nuestra situación y hacernos perder cada vez más el sentido de la razón. Por otro lado, hay que luchar por ser feliz, que nuestra felicidad no dependa de nadie o de algo; se feliz.

PD: Si en algún momento te sentís triste acude a un adulto o a un amigo cercano; si no confías en nadie… escríbeme.

Hasta pronto, ¡No dudéis en criticar, corregir o sugerir!, así aprendemos todos.

smoke-1031060_1920

Imagen sacada de aquí.

 

15 comentarios

  1. Sookeeper · septiembre 21, 2018

    Me pongo de pie y te aplaudo por tu decisión de vida. Estoy de acuerdo con la mayoría de tus planteamientos y posturas expresados en cada una de tus líneas aquí escritas. Eres un ser que comprendes y prácticas la felicidad. Un gran abrazo ¡¡¡ PD: Justo mi reseña de hoy tiene algo que ver con lo escribes aquí… cosas del destino. Saludos ¡¡¡

    Le gusta a 1 persona

  2. CAROLINA REAL TORRES · septiembre 21, 2018

    Bien por ti. La mayoría de tus artículos terminan tocándome el alma. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • GatoOscuro · septiembre 21, 2018

      Gracias por leer este tipo de artículos profundos que son escritos con muchas cosas en mente, todo basado en mi vida, tal cual, sin exageraciones; saludos.

      Me gusta

  3. KNTRO · septiembre 21, 2018

    Al leer historias de vida como esta, siento que lo poco que pueda escribir en un comentario realmente no va a aportar nada.

    Ya que decís que te gusta lo bélico, la frase lo que no te mata te hace más fuerte aplica perfectamente. Todo por lo que pasaste te deja varias experiencias y te prepara para tomar decisiones más acertadas en situaciones similares. Tenés una “ventaja” —si se me permite usar esa palabra en este contexto— frente a otras personas. Por supuesto, seguramente deben ser “aprendizajes” que uno no quisiera haber “aprendido”, pero, como te decía, hoy ya sos un tipo más sólido que antes.

    Me es gracioso escuchar cuando drogadictos y ex-drogadictos cuentan sus experiencias de por qué cayeron en las drogas, simplemente me es gracioso pensar que alguien por dificultades tan «minúsculas» e insignificantes caiga en las drogas y no haya podido recurrir a otros métodos más efectivos para escapar de la miseria.

    Las drogas son, para muchas personas, una forma de escapar al dolor que te provocan los demás, o mejor dicho, es una forma de alivianar el dolor provocado por otros, de forma bruta, cruel o desconsiderada.

    Por otra parte, esas cosas minúsculas e insignificantes que planteás, puede que no lo sea para la otra persona. Simplemente, tené en cuenta que la percepción de cada uno de nosotros es realmente muy diferente. Y, de hecho, en lo personal, conocí tanto a personas que se hacían problemas por cosas muy pequeñas y de fácil solución, así como gente kamizake/impávida/temeraria que se tomaba problemas complicados con mucha calma, sin preocupación alguna. Por lo que, lo que para una persona puede ser una situación menor, para otra puede ser casi el fin del mundo.

    Me he refugiado en el estudio, deporte e Internet; todo esto de la mano ha sido mi salvación para llevar una vida común y corriente, también es lo que me motiva a seguir con la misma (vida).

    En mi época en que pasé por momentos duros, me refugié casi de la misma manera que vos: en mi caso, lectura de filosofía y psicología, descubrimiento e investigación del arte y, claro, Internet. La lectura de estos textos me puso rápidamente en mi lugar y el arte hizo que se purifique mi ánimo, mi espíritu. El dolor desapareció casi sin notarlo. Y de paso, aprendí un montón sobre lo rescatable del mundo. 😉

    el odio también me ha hecho crecer, no he perdonado y tampoco he olvidado y de seguro en algún momento devuelva todo lo malo que me paso a las personas implicadas.

    Durante gran parte de mi vida también odiaba a ciertas personas. Luego, como empecé a focalizar la energía en cosas positivas y productivas —sean para mí solamente o para la comunidad—, no me quedaba mucha energía extra para seguir odiando a quienes odiaba. Luego, a medida que fui creciendo, empecé a notar que la vida te devuelve exactamente lo que vos das. Al día de hoy noto eso, y si el balance de mi vida es ampliamente positivo, eso ya tuvo que ver con esta cosa de focalizar la energía de uno en hacer cosas buenas, que te hagan feliz a vos y que, de ser posible, sea una tarea altruista para la comunidad. 😉

    En cuanto al resto del artículo, no me parece que hayás tomado decisiones tan incorrectas, creo que —a líneas generales— hiciste bastante bien las cosas y que tu razonamiento no se escapó demasiado de la lógica.

    Finalmente, decir que los cambios profundos no se provocan de la noche a la mañana; lleva tiempo para que sean profundos de verdad y definitivos.

    Un cálido abrazo de apoyo de este anónimo del Cono Sur. 👍

    Le gusta a 1 persona

    • GatoOscuro · septiembre 21, 2018

      Primero que nada muchas gracias por leer y comentar de manera tan cálida. Por otro lado, es cierto lo que mencionas, todo es tan relativo que puede aplicar para los problemas de aquellos sujetos, aunque en mi experiencia he podido ver como se le ayuda bastante a estas personas y en repetidas ocasiones ¿Para qué? Para que vuelvan a sus mismos malos hábitos y perjudiquen a muchas más personas… en fin.

      Excelente lo demás que cuentas y si, todo relativamente te hace más fuertes, si o si tenemos que tomar todo por un buen lado aunque no lo sea; gracias por leer y comentar. Espero seguirte viendo por estos lados de la blogosfera.

      Me gusta

  4. Bibiana Alvarez · septiembre 22, 2018

    Vaya, me ha conmocionado tu relato. Es muy duro lo que nos cuentas, y admirable tu actitud ante situaciones tan desesperantes. Creo que tu fuerza interior te guía por el camino adecuado, quizás sea por la aprehensión y el dolor que te generan las adicciones de tu madre y padrastro, lo que te haga rechazar con contundencia el consumo de las drogas como una válvula de escape.
    Te aplaudo y te animo a seguir por ese camino amigo, y seguro que logras ganar la batalla violencia – diálogo. Seguro!
    Un saludo desde España!

    Le gusta a 1 persona

    • GatoOscuro · septiembre 22, 2018

      Gracias por tu hermoso/positivo comentario y si, seguro gane la batalla de violencia-diálogo.

      Saludos desde Colombia.

      Le gusta a 1 persona

  5. Fenrir · septiembre 23, 2018

    Buen artículo lleno de humanidad y de poder. No a las drogas. Son el tormento de la humanidad. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Tammy Suárez · septiembre 24, 2018

    Yo creo firmemente que absolutamente todas las personas tienen sus propios infiernos dentro, algunos pueden parecer más graves que otros, pero al final eso es relativo. Algo que para mi pueda ser el fin del mundo, para ti puede ser una estupidez dado a las cosas que te has visto obligado a afrontar.
    Coincido contigo en que las drogas y otros métodos de evasión perjudiciales no son la solución, pero hay que entender la situación de cada uno, no todos son tan fuertes mentalmente, y aunque saben que no es el camino correcto, no pueden evitar tomarlo. Hay que tener en cuenta que las adicciones también son una enfermedad, al igual que lo es la depresión. Todo esto por desgracia a mi también me toca de cerca.
    Normalmente, cuando cuentas una historia así, la gente se sorprende: “vaya, cómo puedes contarlo tan enter@?” “Muy bien has salido para haber crecido así…”(refiriéndose a que no seas alguien de mala vida, que se drogue o beba…), “Eres muy fuerte/valiente.”
    Cuando te acostumbras a cierto nivel de “dolor”, las cosas ya no parecen tan graves como son. Uno no es valiente o fuerte cuando la vida no le ha dejado más opción.
    De igual manera, nadie es perfecto, creo que todos tenemos contradicciones, es algo normal. Lo importante es que puedes ver esas contradicciones e intentar aprender de ellas.
    A mí me parece muy positivo que compartas cosas así siempre que lo necesites, no sólo te sirven para desahogarte tú, sino para que los demás te conozcamos mejor, y quien sabe, quizás ayude a gente que se encuentre en situaciones similares. Yo te animo a que sigas incluyendo de vez en cuando estas entradas 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • GatoOscuro · septiembre 24, 2018

      Sinceramente he leído y no lo sé, coincido contigo en algunas cosas y en otras difiero. Se que las cosas son muy relativas (eso queda claro), aunque allí mencionó situaciones específicas parcialmente. Por otro lado, como dices que hay que rectificar, no, difiero totalmente, mi postura que escribí allí y lo que pienso sobre esas personas/casos no van a cambiar.

      También me parece un poco incómodo lo que dices sobre las personas que me llaman “valiente” y etc, eso en cierto sentido me hizo sentir como si alguien sintiera lástima por mi y no, plasmo totalmente lo contrario (o eso esperaba). Sin más… no quiero que esta respuesta parezca incómoda o tipo regañó así que te deseo un buen día; saludos.

      Le gusta a 1 persona

      • Tammy Suárez · septiembre 24, 2018

        Los comentarios a los que me refería, son en base a mi experiencia personal, cuando yo he contado mi historia, siempre han reaccionado con esas frases típicas, a mí no me parece incómodo, entiendo que piensen así, simplemente me refiero a que cuando tienes una vida difícil, al final acabas por normalizar esas situaciones, no te parecen tan abrumadoras como le puedan parecer a alguien que las escucha por primera vez desde fuera, a eso me refería. Precisamente por eso, yo intento no juzgar cómo reaccionan otros ante las adversidades porque cada uno es diferente, y reacciona diferente. Quizás no me expresé bien.

        Un saludo 🙂

        Le gusta a 1 persona

  7. Jaime Juarez · septiembre 25, 2018

    Admirable postura, espero que dentro de muchos años siga siendo la misma siempre y que esa fortaleza ante las cosas malas, siempre este en ti, que nos sigas deleitando con pensamientos profundos, que a veces los demás no sabemos expresar, no queremos expresar o que nos da miedo expresar (cual sea el motivo), cuídate siempre y que tu camino este lleno siempre de esa sabiduría que a veces es fácil perder.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s