Hachikō | Siempre a tu lado

Hachikō, es el perro más fiel que pudo haber contemplado la historia y como no, la historia más triste qué ha hecho llorar hasta el más duro.

Según la historia: Hachikō nació en una granja cerca de la ciudad de Odate, en la Prefectura de Akita, A principios de 1924, fue encontrado por Eisaburō Ueno, profesor del Departamento de Agricultura en la Universidad de Tokio, a raíz de la muerte de una perra anterior, que le entristeció mucho. Al principio no quería conservarlo, pero su hija adolescente insistió.

El nombre surgió después de que notara que las patas delanteras estaban levemente desviadas, por lo que decidió llamarlo Hachi (‘ocho’ en japonés), por la similitud con el kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho ().

La hija del profesor abandonó la casa paterna al quedar embarazada y casarse, para irse a vivir a la casa paterna de su esposo. El profesor pensó en regalar a Hachi, pero pronto se encariñó con el perro, que lo adoraba enérgicamente.

El perro lo acompañaba a la estación para despedirse allí todos los días cuando su dueño iba al trabajo, y al final del día volvía a la estación a recibirlo. Esta rutina, que pasó a formar parte de la vida de ambos, no fue inadvertida ni por las personas que transitaban por el lugar ni por los dueños de los comercios de los alrededores.

Esta rutina continuó sin interrupciones hasta el 21 de mayo de 1925, cuando el profesor Ueno sufrió un paro cardíaco mientras daba sus clases en la Universidad de Tokio, y murió. Esa tarde Hachikō corrió a la estación a esperar la llegada del tren de su amo, y no volvió esa noche a su casa. Se quedó a vivir en el mismo sitio frente a la estación durante los siguientes 9 años de su vida. Conforme transcurría el tiempo, Hachikō comenzó a llamar la atención de propios y extraños en la estación; mucha gente que solía acudir con frecuencia a la estación habían sido testigos de cómo Hachikō acompañaba cada día al profesor Ueno antes de su muerte. Fueron estas mismas personas las que cuidaron y alimentaron a Hachikō durante ese largo período.

El 9 de marzo de 1935, Hachikō fue encontrado muerto frente a la estación de Shibuya, Japón, tras esperar infructuosamente a su amo durante nueve años. ​Al lado de la tumba del profesor Ueno, en el Cementerio de Aoyama, Minmi-Aoyama, Minato-Ku, Tokio se construyó un monolito con su nombre.

Cuando se le hizo una necropsia (para realizar su taxidermia) en su estómago se encontraron cuatro varitas utilizadas para los yakitori (pinchos o brochetas de pollo ensartado), pero estas varitas no habían dañado la mucosa del estómago, por lo que no fueron la causa de su muerte. Las causas de la muerte de Hachikō se consideraron desconocidas, hasta que en marzo de 2011 se determinaron definitivamente: el perro había sufrido un cáncer terminal y una filariosis (infección de gusanos) en el corazón.

El cuerpo de Hachikō fue disecado y guardado en el Museo de Ciencias Naturales del Distrito de Ueno (Tokio). Nueve años después (1944) ―en el marco de la Segunda Guerra Mundial―, la estatua de bronce de Hachikō se tuvo que fundir para fabricar armas. Pero en agosto de 1947 ―dos años después de la finalización de la guerra―, se erigió otra estatua de bronce en la salida número 8 de la misma estación Shibuya, aún permanece y es un lugar de reunión extremadamente popular, tanto que en ocasiones la aglomeración de gente dificulta el encuentro.

Más información sobre Hachikō y su historia: aquí

A continuación una serie de imágenes que muestran la huella de Hachikō:

Hachiko El

La estatua de Hachikō fuera de la estación de Shibuya, en Tokio. Imagen: Nicola

Hachiko El perro m

Imagen: Román Emin

Hachiko_funeral

Izquierda: Hachiko en sus últimos años. Derecha: Última foto conocida de Hachiko – la foto con la esposa del dueño Yaeko Ueno (primera fila, segundo desde la derecha) y el personal de la estación de luto en Tokio el 08 de marzo 1935. Imagen de: aquí

One_anniversary_of_Hachiko_19360308_Scan10038

8 de marzo de 1936, un año de la muerte de Hachikō. Imagen de: aquí

Hachi_Ueno

Hachikō reunido con el maestro. Imagen de: aquí

Hachiko's_grave_in_the_Aoyama_cemetery,_Minatoku,_Tokyo,_Japan

Monumento de Hachikō en el lado de la tumba del profesor Ueno en el cementerio de Aoyama, Minato, Tokio. Imagen: aquí

Rap basado en esta historia:

Futurama y su inspiración en esta historia:

Futurama y su inspiración en esta historia (tema triste):

Sin duda alguna, una de las mejores historias para reflexionar sobre la lealtad y tu compromiso con tu mascota y es claro el mensaje. Una muy triste historia que todos deberían conocer y aplicar en su vida.

Hachiko

Imagen sacada de aquí

 

 

 

 

4 comentarios

  1. hemosvisto · febrero 16, 2018

    Conocí la historia de Hachicko con la película interpretada por Richard Gere. Una gran y maravillosa historia. Muy recomendable, sobre todo para los amantes de esos maravillosos peludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Marisa Doménech · febrero 16, 2018

    Yo lo leí en una web hace un par de años. La historia entonces y ahora desde tu blog me emociona intensamente, hasta hacer saltarme las lágrimas. Tengo perrita y me siento identificada con esta triste historia.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s